REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 15 a 21 de Noviembre de 2021 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar SUGERENCIAS para los comentarios y asignaciones para las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y prudente”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación y la participación en las reuniones y EN ESPECIAL, ayudar a quienes necesiten una idea de asignación o comentario. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA BIBLIA. Para aprender de la Biblia siempre visite JW.ORG

lunes, 15 de noviembre de 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 15 a 21 de Noviembre de 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 15 a 21 de Noviembre de 2021



REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 15 a 21 de Noviembre de 2021

Evite las malas compañías en el trabajo (7 mins.): Análisis con el auditorio. Ponga el video Evitemos las cosas que debilitan nuestra lealtad: Las malas compañías. Luego pregunte: ¿qué efecto tuvieron en una hermana las malas compañías del trabajo?, ¿qué cambios hizo y cómo la ayudaron? y ¿qué aprendemos sobre evitar las malas compañías?

EVITEMOS LAS COSAS QUE DEBILITAN NUESTRA LEALTAD: LAS MALAS COMPAÑÍAS (TRANSCRIPCIÓN)

Bueno, hemos hablado de cómo se ha probado nuestra lealtad. No quiero ponerte en evidencia, pero ¿quieres contarnos algo?

Sí, quisiera contarlo. Trabajé en una oficina, en la ciudad. Era la hora del café...

Karen, hicimos café, ¿quieres uno? Sí, claro. ¿Es del bueno?

Oh, sí. Gracias. Qué bien huele.

Mira, hay algo más. Fantástico, gracias.

Sí.

¿Cómo has estado? Empezó a contarme sus problemas familiares.

No muy bien.

¿Por qué?

Juan recibió un mensaje de su exnovia.

Oh. Debe ser duro para ti.

-Sí, lo es.

¿Sabes?, la Biblia me ha ayudado en mi matrimonio, me gustaría mostrártelo. Tenía muchas ganas de dar testimonio.

Hola, buenos días. -Hola, buenos días.

¿Es para mí?

Ya sé cómo te gusta. Ah, gracias. Hablábamos de vez en cuando; conversaciones breves. Y ya está. Pero cada vez hablábamos más. El tema era casi siempre la familia. Todas tenían algo que decir.

Saben... en las Escrituras hay consejos que pienso que... Seguía creyendo que podía predicarles y hablarles de Jehová.

Oh, no, eh, querida, eso no sirve aquí. Perdón, Karen. Muy íntimo, ¿verdad? Pero con un esposo así...

Pero en realidad, ellas eran las que me enseñaban a mí.

Ni me digas.

¿Tienes tres?

Sí, tres.

Y yo aprendía muy rápido. No me había dado cuenta de que me estaba afectando, hasta un día en que Roberto me llamó. Las chicas sabían que tuvimos un desacuerdo esa mañana. Él llamaba para disculparse, aunque yo tuve algo de culpa.

Karen, ¿decías que querías un café? Oh, es él. Si no quieres hablarle, no contestes. Además, no estaría mal que lo ignores un poco.

No podía creer el efecto que su compañía estaba causando en mi actitud y en mi matrimonio.

¿Qué opción tenías? Trabajabas con ellas y a veces hasta les predicabas.

Pasaba mucho tiempo con ellas, pero no era necesario, y estaba perdiendo mis buenos hábitos. Tenía que cambiar. Me limité al trato amable y laboral. Fui más prudente, como lo sería si me invitaran a salir, o si un compañero me invitara a un café en el descanso.

¿Te ayudó?

Sí. Me sentí mucho mejor.

Y yo también.

Jehová nos ha enseñado buenos hábitos y valores. Al exponerme así a las malas compañías... estaba siendo desleal. Cuando pienso en lo cerca que estamos ahora de...

Oh, gracias a Jehová.

¿Cómo está fuera?

No muy bien. Falta poco, quizá una hora.

¿Y... Kevin?

Dijo que no vendría, y que ya no quiere saber nada de nosotros.

Qué lástima. Ahora que estamos en la gran tribulación.

 

Hay amigos donde menos te lo esperas (8 mins.): Análisis con el auditorio. Ponga el video. Luego pregunte: ¿por qué empezó Akil a tener malas compañías en la escuela?, ¿cómo encontró buenos amigos en la congregación? y ¿cómo puedes tú encontrar buenos amigos?

HAY AMIGOS DONDE MENOS TE LO ESPERAS (TRANSCRIPCIÓN)

Me llamo Akil. Cuando tenía 18 años, mi familia y yo nos mudamos a otra ciudad. De por sí dejar a mis amigos fue duro, y la idea de hacer nuevos amigos era peor. Mis padres se veían muy felices. Como no quería hacerlos sentir mal, no les decía cómo me sentía. En la escuela, las cosas no iban mejor. Entonces conocí a Cameron. Parecía un tipo genial. En poco tiempo, sus amigos ya eran mis amigos.

• — ...David lo creía; incluso lo demostró a la hora de elegir a sus amigos. (Mensaje entrante en medio de la reunión)

• Si pensamos en una de las amistades más estrechas de las que habla la Biblia, se nos viene a la mente la de David y Jonatán. ¿Qué tenían ellos en común? No era la edad.

• —¡Akil, estabas mensajeando en la reunión!

• — No debí hacerlo. Lo siento. Pero Cameron es una buena persona. Tal vez algún día estudie la Biblia.

• — Entiendo eso, Akil. Pero todos debemos tener cuidado con el tiempo que pasamos con personas que no aman a Jehová. No tienen los mismos valores que nosotros. Tú sabes que en Proverbios 13:20 se nos recomienda andar con personas sabias. ¿Por qué no buscas amigos que amen a Jehová? Así, encontrarás amistades que durarán para siempre.

• — ¿Pero de dónde los saco? No hay

nadie de mi edad en la congregación.

• — Akil, a veces hay amigos donde menos te lo esperas.

• — Mamá, yo tenía buenos amigos... allá, en casa.

• No era fácil hablar de eso.

• Al día siguiente, Cameron subió fotos de una fiesta que había organizado. ¡Mis padres tenían razón! Me alejé de Cameron y sus amigos, pero me sentía muy solo.

• — Hola. ¿Akil? ¿Tienes planes para predicar el sábado?

• — Eh... no.

• — Pues ahora ya los tienes. Nos vemos en el grupo, a las 9:30. ¿OK?

• — Después de predicar, Max invitó a los del grupo a su casa.

• — ¿Tú tomaste estas fotos?

• — ¿Te gustan?

• — ¡Sí!

• — Mi esposa... ella era la fotógrafa de la familia. Le encantaba tomar fotos. Y un día, en un aniversario, me regaló una cámara. Desde entonces, me hice aficionado a la fotografía. El tiempo vuela. No puedo creer que ya hayan pasado 12 años desde que murió.

• — Lo siento.

• — Está bien.

• — ¿Y aún tomas fotos?

• — ¡Claro! Me encanta la fotografía. Ver de cerca la creación de Jehová no tiene precio. Me recuerda que nunca estamos solos. ¿No crees?

• — Puedes encontrar buenos amigos donde menos te lo esperas y de edades que no te imaginas. Al pasar tiempo con Max, me di cuenta de que éramos como David y Jonatán. Ellos no eran amigos por ser de la misma edad, sino porque amaban a Jehová. Siempre se ayudaron entre ellos.

• Con el apoyo de Max, empecé a participar con regularidad en actividades espirituales. Aunque no éramos de la misma edad, Max llegó a ser un gran amigo. Y ahí había estado, frente a mí, todo el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario