REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 13 a 19 de Septiembre 2021 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar SUGERENCIAS para los comentarios y asignaciones para las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y prudente”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación y la participación en las reuniones y EN ESPECIAL, ayudar a quienes necesiten una idea de asignación o comentario. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA BIBLIA. Para aprender de la Biblia siempre visite JW.ORG

lunes, 13 de septiembre de 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 13 a 19 de Septiembre 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 13 a 19 de Septiembre 2021



REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 13 a 19 de Septiembre 2021

2021 - Informe 7 del Cuerpo Gobernante

¡Bienvenidos, queridos hermanos! Es un placer presentarles este informe. Es increíble ver cómo ha avanzado la obra, incluso durante la pandemia. Varias sucursales han informado nuevos máximos en el número de publicadores, precursores, asistencia a las reuniones y cursos bíblicos. Muchas sucursales han tenido máximos de asistencia a la Conmemoración. Por ejemplo, en Filipinas, asistieron más de 739.000 personas a la Conmemoración de este año. Eso es más del triple de la cantidad de publicadores. En 100 congregaciones, la mayoría en ciudades, asistieron al menos 500 personas a la Conmemoración. Eso significa que, tan solo en esas 100 congregaciones, asistieron 50.000 personas. En distintos lugares, a muchos les cuesta conseguir alimentos. Pero, gracias a la ayuda de cientos de Comités de Socorro, seguimos ayudando a nuestros hermanos. Por ejemplo, en Venezuela, cada mes les repartimos un promedio de 130 toneladas de comida a unos 25.000 hermanos que lo necesitan. Una precursora de 90 años dijo: “Sé que la ayuda viene de Jehová, pero él usa a hermanos que ni siquiera me conocen y, aun así, me quieren y me ayudan. ¡Gracias, querida familia!”. Es muy animador ver cómo Jehová está ayudando a nuestros hermanos en Venezuela y en todo el mundo. Esto es gracias a sus donaciones. Así que aprovechamos para darles las gracias. En el informe anterior del Cuerpo Gobernante, el hermano Herd dijo que más o menos la mitad de los betelitas que hay en el mundo ya habían recibido la vacuna. Al principio, parecía imposible conseguir vacunas en algunos países en los que hay sucursales. Pero es increíble ver que ahora el 80 % de los betelitas de todo el mundo —esto es, más de 19.000 hermanos— ya están vacunados. Y estamos ayudando a las sucursales que no tienen vacunas a conseguirlas. ¿Y por qué es tan importante? Si cuidamos de la salud de la familia Betel, nos aseguramos de que no falte el alimento espiritual necesario para fortalecer la fe de nuestros hermanos por todo el mundo. En nombre del Cuerpo Gobernante: ¡Gracias, queridos hermanos, por cooperar y adaptarse tan bien a los cambios durante la pandemia! Ha habido muchos cambios en muy poco tiempo, pero se han adaptado muy bien. Los queremos de verdad por su buena actitud al trabajar con nosotros “hombro a hombro”. Todos hemos tenido que modificar nuestra rutina, pero algunos superintendentes de circuito que sirven en el extranjero la han modificado todavía más. Algunos han tenido que volver a sus países durante la pandemia. Aun así, algunos siguen atendiendo a las congregaciones de su circuito por Zoom, a pesar de que están en otro país y en otra zona horaria. ¿Por qué no vemos un caso? Pocos meses después de que empezara la pandemia, mi padre tuvo problemas de salud. Así que decidimos volver a Estados Unidos para poder ayudar a mi madre. Aunque al principio no pensábamos estar aquí tanto tiempo, resulta que la pandemia empeoró, y eso nos impidió volver a la labor de circuito en Bolivia. Como no estábamos en Bolivia, no estábamos seguros de si podríamos cumplir con nuestra labor de la mejor manera. Sentíamos que, para tener la actitud correcta, necesitábamos hacer cambios. Así que orar intensamente nos ayudó mucho a tener el enfoque correcto. Y poder ver cómo Jehová contestó esas oraciones fortalece mucho nuestra fe. Jehová está bendiciendo esta manera de servirle. Es lo que la organización ha decidido, y nosotros la apoyamos al máximo. Pero está funcionando porque Jehová nos está bendiciendo. Hay quienes ahora califican para ser publicadores no bautizados. Y también hay quienes han dedicado su vida a Jehová y se han bautizado… ¡Y en pandemia! Un hermano en particular está tan entusiasmado con la predicación telefónica que el mes pasado logró informar más de 100 revisitas y compartir más de 200 videos con diferentes personas. A una estudiante de la Biblia le gusta tanto estudiar la Biblia y asistir a las reuniones que está dispuesta a caminar una hora de ida y otra de vuelta para conseguir buena señal, y así conectarse a su estudio y a las reuniones. En el último año, hemos aprendido que Jehová nunca nos deja. No hay ninguna situación que escape de su control. Con su poder, ha dirigido a su organización —a su pueblo— exactamente al lugar en el que tiene que estar. Todo esto prueba que Jehová nunca nos abandonará. ¡Cuánto nos anima escuchar que nuestros hermanos siguen unidos y activos en sentido espiritual! Pero ¿qué tenemos que hacer para proteger nuestra unidad? ¿Qué es la unidad? Pues está relacionada con la unión, con el acuerdo, la armonía. Todos tenemos la responsabilidad de mantener la unidad. Fíjese en lo que dijo el apóstol Pablo en Efesios 4:3. Ahí dice: Como ven, hay que esforzarse por mantener la unidad. Pablo dijo que tenemos que hacer “todo lo posible”, es decir, trabajar duro. ¿Y qué podría poner en peligro nuestra unidad? Por ejemplo, ¿qué pasaría si nos involucráramos demasiado en asuntos que dividen? La Biblia predijo en 2 Timoteo 3 que la gente solo se amaría a sí misma, que no querrían llegar a ningún acuerdo y que serían feroces. ¿Y no es eso lo que vemos hoy? A la gente le cuesta mucho ponerse de acuerdo. Enseguida se ponen agresivos y tienen opiniones muy tajantes sobre cualquier tema. Pero los cristianos no somos “parte de este mundo”. Nos mantenemos al margen de estos debates. Por ejemplo, ¿quién nos habría dicho que llevar una mascarilla para prevenir contagios llegaría a ser un tema tan polémico? Cuando éramos niños, nuestros padres nos enseñaron que teníamos que cubrirnos la boca cuando tosíamos o estornudábamos. Y además, en su Palabra, Jehová dio muchas instrucciones para evitar que las enfermedades se propagaran. Entonces, ¿cómo es que hay tanta polémica con el cubrebocas? ¿De dónde habrán salido todas estas ideas? Tenemos que tener cuidado. Todos estamos expuestos a las ideas de este mundo en la televisión, en internet, en el trabajo o en la escuela. Hay muchas páginas web que promueven teorías conspiratorias. Si no tenemos cuidado, podríamos empezar a tomarnos estos debates como algo personal. Podríamos dejarnos llevar por “la voz de los extraños” en vez de escuchar a los representantes de Jehová, “el esclavo fiel y prudente”. Como el fin de este sistema está tan cerca, recordar esto será cada vez más importante para nuestro bienestar y nuestra espiritualidad. Y por eso, queridos hermanos, los amamos muchísimo. Porque, en cuanto se dan cuenta de que el espíritu de Jehová está guiando al Cuerpo Gobernante en una dirección, enseguida obedecen. Y, gracias a eso, todos estamos muy unidos. Esto me hace pensar en lo que le pasó a Naamán. A través de un mensajero, el profeta Eliseo le dijo a Naamán que se curaría de la lepra si se bañaba siete veces en el río Jordán. ¿Y cómo reaccionó Naamán? Leamos juntos 2 Reyes 5:11, 12: Como vieron, Naamán tenía su propia idea sobre cómo lo iban a curar. Y estaba convencido de que sería así. Pero Jehová opinaba otra cosa. Para curarse, Naamán tenía que ser humilde y seguir las instrucciones del representante de Jehová. Le costaba mucho aceptar eso. Pero sus siervos lo tenían muy claro. ¿Qué consejo le dieron? ¿Y cómo acabó todo? Leamos los versículos 13 y 14: ¿Y nosotros? ¿Lo tenemos claro? Es posible que nos cueste mucho aceptar una idea, sobre todo si creemos que tenemos la razón. Pero hay una cosa que está clara: si seguimos la guía de los representantes de Jehová, él siempre nos bendecirá y, lo que es más, seguiremos estando unidos. Pero hay alguien que no está nada contento con esto: el Diablo, quien odia vernos tan unidos. Así que tenemos que estar alerta para proteger la unidad. Esto me recuerda algo que me pasó hace muchos años y que me marcó profundamente. En esa época, algunos hermanos se separaron de los demás, y eso trajo muchos problemas. ¿Se acuerdan de que hay un video que cuenta esta historia? Veamos juntos un fragmento. La situación fue especialmente difícil para los hermanos de Rumania. El Partido Comunista intentó sembrar desconfianza entre los publicadores. Se reunía con ellos en lugares separados y les decía a unos una cosa, y a otros, otra. A veces, un agente fingía interés en la verdad y se las ingeniaba para infiltrarse y progresar. Y no solo llegaba a bautizarse, sino incluso a ser anciano. Pero en realidad era un agente secreto que tenía que descubrir todo lo que pudiera sobre la organización. Esto llevó a que en una ocasión los hermanos comenzaran a desconfiar de alguien que sí estaba designado por la central mundial. Estos hermanos que desconfiaban se separaron de la organización de Jehová, y algunos de ellos permanecieron así no por algunos años, sino por décadas. Eran muchos, unos cinco mil publicadores. Continuaban reuniéndose, predicando y utilizando publicaciones viejas, pero no conseguían las más recientes porque no estaban en contacto con la parte de la organización que sí seguía la dirección de la central mundial. Cada cierto tiempo se intentaba convencer a aquellos hermanos de que regresaran a la organización, pero parecía que no tenían la confianza suficiente para volver. Sin embargo, cuando le dijimos al líder del grupo apartado que vendría uno de los miembros del Cuerpo Gobernante, se alegró y tuvo suficiente confianza para acordar una reunión y hablar seriamente sobre la posibilidad de reunificarnos. Del grupo que se había separado, asistieron el hermano Albu, quien era el líder, y cuatro de sus ancianos principales. De nuestra parte, fueron el hermano Jaracz y un traductor, y yo fui con ellos también. Además, había varios hermanos del Comité de País de Rumania. Recuerdo que la primera noche que nos reunimos hubo muchas acusaciones sobre lo que los demás habían hecho o dejado de hacer, y eso creó un ambiente tenso. Así que nos limitamos a escuchar. Sin embargo, todos estuvimos de acuerdo en reunirnos en otra ocasión. La segunda vez, se vio claramente que Jehová quería que los hermanos se volvieran a unir a la organización, porque la actitud de ellos fue totalmente diferente. Entonces, los hermanos arreglaron los asuntos y se aclararon algunos malentendidos. Recuerdo que, hacia el final de la segunda noche, el líder del grupo separado, el hermano Albu, dijo: “Hagámoslo, porque si no lo hacemos ahora, quizás nunca más tendremos otra oportunidad”. Y de esta forma se tomó la decisión. Algo así no pasa todos los días: que 5.000 hermanos regresen a la organización. De ahí en adelante, se hicieron todos los preparativos para efectuar la reunificación. Se les pidió a los hermanos que se integraran a nuestras congregaciones, y eso requirió mucha humildad de su parte, pero estuvieron dispuestos a hacerlo. Tenían un corazón sincero y amaban la verdad. Al final, la reunificación se llevó a cabo y fue una gran victoria para Jehová, y una derrota para Satanás. Si reflexionamos sobre la experiencia que tuvimos con los hermanos de Rumania, vemos que puede haber malentendidos y que es posible que haya quejas legítimas por la conducta inapropiada de algunos hermanos con responsabilidades en la congregación. Pero lo importante es no perder nunca la confianza en que esta es la organización de Jehová y que él la bendice. Jehová lo ve todo. Él usa su espíritu santo para mantenerla unida y logrará lo que él se proponga. Si colaboramos con el espíritu santo, Jehová bendecirá nuestros esfuerzos, nos irá bien, y eso le dará gloria. Los hermanos de Rumania no fueron los únicos que pasaron por estos problemas. Algo muy parecido ocurrió en otros países comunistas de Europa del Este, como Checoslovaquia, Rusia o Ucrania. Bueno, ¿qué hemos aprendido en este informe? Que la organización de Jehová está en marcha. Incluso durante la pandemia, hemos visto claramente que la obra de predicar y hacer discípulos sigue adelante gracias al espíritu de Jehová. A pesar de los problemas, ustedes, queridos hermanos, están luchando por mantener nuestra valiosa unidad. Y, como resultado, vivimos en un paraíso espiritual en el que trabajamos todos juntos. Satanás seguirá tratando de dividir a la gente, incluso a los siervos de Jehová. ¿Qué podemos hacer para que Satanás no se salga con la suya? Escuchemos a los representantes de Jehová, es decir, al “esclavo fiel y prudente”. Por favor, hermanos, no se involucren en los debates y las polémicas de este mundo, sean cuales sean. No hay ninguna duda de que Jehová bendecirá a todos los que apoyan tanto a nuestro Rey, Jesucristo, como a los representantes que tiene hoy día, “el esclavo fiel y prudente”. Desde la central mundial de los testigos de Jehová, esto es JW Broadcasting®.

No hay comentarios:

Publicar un comentario