REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 23 a 29 de Agosto 2021 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar SUGERENCIAS para los comentarios y asignaciones para las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y prudente”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación y la participación en las reuniones y EN ESPECIAL, ayudar a quienes necesiten una idea de asignación o comentario. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA BIBLIA. Para aprender de la Biblia siempre visite JW.ORG

lunes, 23 de agosto de 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 23 a 29 de Agosto 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 23 a 29 de Agosto 2021



REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 23 a 29 de Agosto 2021

Ser valiente no es tan difícil” (15 mins.): Análisis con el auditorio. Ponga el video No seamos como los cobardes, sino como los valientes.

NO SEAMOS COMO LOS COBARDES, SINO COMO LOS VALIENTES. (TRANSCRIPCIÓN)

·         (Unos hermanos estaban reunidos en una fiesta, un hermano llamado Toni cuenta): Pensé que ya nos íbamos a casa, pero todos querían ir a otra fiesta. Les dije que quería salir a predicar por la mañana. Tenía planes de empezar un nuevo curso bíblico, y necesitaba tiempo para prepararme. Pero no les gustó la idea. Así que empezaron a presionarme y a decirme: “¿Y si vas y no hay nadie? ¿Para qué perder el tiempo preparándote?”. Llegaron a decirme: “¡Olvídalo, no vayas!”. “Vamos, Toni. No nos hagas llevarte a casa primero. Vente y ya”. Era yo solo contra todos. No sabía qué hacer.

Pero entonces me acordé de una adoración en familia en la que estudiamos el ejemplo de Caleb. ¿De dónde sacó el valor para ser diferente? Él dijo: “Jehová está con nosotros”. Y eso me ayudó a recordar que Jehová también está conmigo. Les comenté que el plan sonaba muy bien, pero que, si por ir perdía a un nuevo estudiante, no valía la pena. Luego les dije que ya encontraría quien me llevara a casa.

·         (Estando en clases una hermana llamada Tomiko relata): Todo iba bien hasta que el maestro empezó a hablar de la evolución. Dijo: “La gran variedad de seres vivos que hay en la Tierra es producto del proceso evolutivo. Todos los seres vivos, incluidos nosotros, descendemos de un antepasado común”. La mayoría de la clase estaba de acuerdo con él, pero los otros Testigos no dijeron nada. Yo quería defender la verdad, como Toni, pero tenía miedo.

Entonces recordé lo que aprendí en la Biblia la semana pasada sobre Jael. Probablemente ella también tuvo miedo cuando se encontró frente a un hombre tan terrible como Sísara. Pero usó los medios que tenía a su alcance para defender a Jehová, y él la bendijo por eso. Así que pensé: “¿Con qué medios cuento yo?”. Tenemos buenas razones para creer que Dios diseñó a todos los seres vivos. Por ejemplo, mi teléfono contiene mucha información: contactos, notas, correos, fotos... Pero todo eso no está ahí por casualidad. Lo puse yo. Y solo es un teléfono. ¿Qué hay de la información que contiene esta planta? ¿Quién la puso ahí? Estoy muy contenta de haber sido valiente. Gracias a eso, pude predicarle a una compañera.

·         (Caminando por el pasillo, un hermano joven dice): Hace poco, vi a Tomiko predicando después de clase. Y hasta empezó un curso de la Biblia. Pero no a todos les gustó lo que dijo, en especial a estos chicos. Me vieron predicando la semana pasada y empezaron a decirme: “Nadie quiere leer esa porquería. ¿Por qué presionan a la gente para que piensen como ustedes? ¿Es que te obligan tus padres?”. En ese momento, hubiera hecho lo que fuera para que me dejaran en paz.

Pero la semana pasada estudiamos acerca del profeta Micaya en la adoración en familia. Él podría haberle mentido al rey, pero no lo hizo, le dijo la verdad. Y Jehová se sintió orgulloso de él. Yo también quiero que Jehová se sienta orgulloso de mí. Así que les dije: “¿Quieren que les diga la verdad? Nadie me obliga. Yo predico porque quiero. Los testigos de Jehová queremos a la gente, y por eso les hablamos de las promesas de la Biblia”. A uno de ellos no le gustó lo que dije y me amenazó. Pero yo me sentí bien.

Esa mañana, Kevin y yo estábamos teniendo muy buenas conversaciones. Pero entonces vimos a aquellos chicos de la escuela. Kevin dijo que deberíamos marcharnos para no meternos en más líos. Decidí quedarme, pero me sudaban las manos. Sabía que tendría que enfrentarme a ellos de nuevo. Justo en ese momento, me acordé de Jeremías. Hacía poco que había repasado su ejemplo en el estudio personal. Cuando sus enemigos lo amenazaron, respondió con valor: “Aquí estoy en la mano de ustedes”. Se mantuvo firme. Yo también quería mantenerme firme. Me dijeron: “Te advertimos que dejaras de obligar a la gente a aceptar esas estupideces”. Pero les respondí que no me iba a mover de allí. Así que se rieron y me dijeron que no valía la pena seguir hablando conmigo.

(Cinco años después, los hermanos jóvenes que tuvieron que ser valientes se vuelven a enfrentar a situaciones en las que tuvieron que volver a demostrar ser valientes)

·         Toni: Mi jefe me llamó a su oficina y me ofreció un ascenso: un trabajo de tiempo completo con el que ganaría mucho más dinero.

·         Tomiko: En una reunión de trabajo me dijeron que valoraban mucho mi buena ética laboral. Y entonces me ofrecieron una beca para avanzar en mi carrera profesional.

·         El otro hermano: Mi tío me dijo que me ayudaría económicamente si algún día quería dejar de trabajar para él y comenzar mi propio negocio de construcción. Pero, unas semanas después, oí un discurso en la asamblea de circuito en el que el hermano leyó Marcos 10:21. Ahí, Jesús le dijo estas palabras al joven gobernante rico:

·         Tomiko: “Una cosa falta en cuanto a ti: Ve, vende las cosas que tienes, y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y ven, sé mi seguidor”. Entonces, el hermano explicó la lección: En vez de aprovechar esa magnífica oportunidad en sentido espiritual, aquel joven gobernante la dejó pasar.

·         El otro hermano: Luego, el discursante preguntó: “¿Le falta algo a tu vida?”.

·         Toni: Tiene razón, me falta algo.

·         Tomiko: Estoy bautizada, pero ¿de verdad le estoy dando lo mejor de mí a Jehová?

·         El otro hermano: ¿Podría hacerlo? ¿Podría esforzarme más?

·         (Seis meses más tarde)

·         Toni: (Servir en Betel) Me resolví a no dejar pasar ninguna oportunidad en sentido espiritual, como el servicio de tiempo completo. No solo te hace falta valor cuando hay problemas.

·         Tomiko: (Servir en otro lugar) También necesitas ser valiente para llevar una vida abnegada.

·         El otro hermano: (Trabajar en construcción internacional) Si lo haces, no te arrepentirás, porque no le faltará nada a tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario