REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 26 de Abril a 2 de Mayo de 2021 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

lunes, 26 de abril de 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 26 de Abril a 2 de Mayo de 2021

REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 26 de Abril a 2 de Mayo de 2021



REUNIÓN DE ENTRE SEMANA VIDA Y MINISTERIO CRISITIANO: 26 de Abril a 2 de Mayo de 2021

“Escoja bien a sus amigos” (15 mins.): Análisis con el auditorio. Ponga el video Ejemplos amonestadores para nuestros días (fragmento). Anime a todos a ver el video completo.

Ejemplos amonestadores para nuestros días (fragmento)

(SABDÍ, BILHÁ Y JAMÍN ESTÁN CONVERSANDO Y ENTRENANDO)

SABDÍ: ¡Huye en terror ejército cananeo!

BILHÁ: A ver si no eres tú quien huyes cuando ves a un cananeo de verdad Sabdí.

SABDÍ: Eso jamás sucederá Bilhá. Ante nosotros caerán todos los enemigos de Israel.

JAMÍN: Amén.

BILHÁ: Jamín, ¿qué piensas de las mujeres?

JAMÍN: ¿Qué mujeres?

BILHÁ: Las moabitas de seguro has oído hablar de ellas.

JAMÍN: Bueno yo he escuchado que en las pasadas noches algunas mujeres se acercaron al campamento, pero yo no ha visto nada.

SABDÍ: Bueno nosotros tampoco, pero hay interesantes rumores.

JAMÍN: ¿Qué dicen esos rumores?

BILHÁ: Pues que son hermosas, que no son como nuestras mujeres acostumbradas a vivir en el desierto. Estas mujeres son más…  refinadas y muy simpáticas.

JAMÍN: ¿Por qué creen que ellas vienen solas, mientras que los hombres no se acercan?

SABDÍ: Jamín, esa pregunta demuestra lo poco que sabes de las mujeres. Es obvio. Todo el mundo sabe que vencimos a los amorreos a pesar de que su ejército era muy superior al nuestro.  Sehón y Og eran reyes poderosos, sin embargo, los derrotamos fácilmente. Los cananeos nos tienen pánico. Para mí que estas mujeres sienten curiosidad. Quieren conocer hombres de verdad. Fuertes, valientes, animosos; es decir, hombres como nosotros.

JAMÍN: Pero Sabdí fue Jehová quien nos dio la victoria.

BILHÁ: Tal vez, pero nosotros fuimos quienes luchamos. Somos invencibles. ¡Mira, que por ahí viene  tu primo Zimrí! Dicen que él ha hablado con las mujeres extranjeras.

(ZIMRÍ LLEGA Y LOS SALUDA)

SABDÍ: Hola Zimrí. Estábamos hablando sobre las moabitas. Nos han dicho que las conoces. Cuéntanos de ellas.

ZIMRÍ: ¡Conque les interesan nuestras vecinas! ¿Cuánto me darán a cambio por esta información?

BILHÁ: ¡Dinos Zimrí! ¡Te lo daremos todo!  Nuestras posesiones más valiosas. ¡Ah, ya sé!, ¿Qué hay de dos tazas de maná?

ZIMRÍ: Quédate con tu asqueroso pan. ¿Qué que quieren saber?

SABDÍ: ¡Todo! ¿Son bonitas?

ZIMRÍ: Bueno, ¿qué les diré? Si es que vamos a entrar en una tierra que mana leche y miel, esta será la primera vez que probamos la miel.

JAMÍN: Algunas personas en el campamento dicen que estas mujeres tienen malas intenciones.

ZIMRÍ: Los que dicen tales cosas están tan ciegos como un camello en una tormenta de arena.  Moab es hermana de nuestra nación. Los moabitas descienden de la familia de Abraham, igual que nosotros. Podemos aprender de ellos.

BILHÁ: Háblanos de las mujeres.

JAMÍN: Pero Zimrí, no adoran a Jehová.

ZIMRÍ: ¿Acaso se oponen a nuestra adoración? No, son tolerantes y razonables. Respetan a nuestro pueblo y nuestra religión. ¿No deberíamos nosotros ser también tolerantes y razonables con ellos? Han demostrado que quieren ayudarnos. ¿No nos han dado pan y agua a diferencia de las otras naciones que se negaron a hacerlo?

JAMÍN: Bueno en realidad nos lo han vendido. Eso es hacer negocio, no ayudar.

BILHÁ: Háblanos de las mujeres.

ZIMRÍ: Eso no importa. El caso es que nos han proporcionado pan y agua, lo que demuestra que se interesan por nuestro bienestar. Quizás Jehová quiere que trabajemos con ellos. Los ayudamos, y ellos nos ayudan. Voy a  decirte algo, si rechazamos su amistad,  los perjudicados seremos nosotros. ¿Saben? He visto cómo viven.

SABDÍ: ¿Has visto?

BILHÁ: ¿Has estado en su ciudad?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?

ZIMRÍ: Me llevó Cozbí, una madianita. Su padre es un hombre importante, una cabeza de tribu, igual que el mío.

SABDÍ: Espérate. ¿Mujeres madianitas están viniendo al campamento también?

ZIMRÍ: Los moabitas y los madianitas son amigos.

JAMÍN: ¿Has estado con una madianita?

ZIMRÍ: ¿Y qué? ¿No se casó Moisés con una madianita, la hija de Jetró un sacerdote de Madián?

BILHÁ: Dinos de la ciudad moabita. ¿Qué viste?

ZIMRÍ: Hermanos míos, ellos sí que saben vivir bien y disfrutar de la vida. Tienen comida y vino, y música, y lujo. Me imagino que así debió vivir nuestro pueblo en Egipto. No me sorprende que nuestros abuelos despreciaran el maná, ese asqueroso pan que hemos tenido que comer todos los días de nuestra vida. ¿Por qué no me acompañan a donde los moabitas y vean lo que les digo con sus propios ojos? Son hospitalarios y serán bienvenidos.

JAMÍN: No creo que sea prudente mezclarse con ellos. Finehás y los maestros de Israel…

ZIMRÍ: ¡No me hables de Finehás! Sólo porque su padre Eleazar es el nuevo Sumo Sacerdote cree que puede dárselas de príncipe. Somos una nueva generación, y yo por mi parte no voy a desperdiciar mi vida como lo hicieron nuestros padres.

JAMÍN: ¿Qué quieres decir?

ZIMRÍ: Mira, nuestros abuelos escucharon a Moisés y Aarón. ¿Cuál fue  el resultado? Cambiaron el lujo de Egipto por una vida llena de privaciones en el desierto, y en el desierto murieron.  Aarón está muerto y pronto lo estará Moisés. Yo quiero algo mejor de la vida, y lo quiero ya.

SABDÍ: Yo también.

BILHÁ: Yo también. Seamos buenos vecinos.

JAMÍN: Un momento. Nuestros antepasados se rebelaron contra Jehová, por eso murieron en el desierto. Zimrí, ¿crees tú de verdad que es una buena idea relacionarse con estas personas que no adoran al Dios verdadero?

ZIMRÍ: ¿Es que no tienes nada en la cabeza? ¿Cómo puede  alguien con tan pocos sesos ser primo mío? Contéstame esto: ¿le dijo Jehová a Moisés que fuera a expulsar a los moabitas de delante de nosotros?

JAMÍN: No.

ZIMRÍ: ¿Le dijo que fuera expulsar a los madianitas?

JAMÍN: Supongo que no.

ZIMRÍ: Los pueblos que han de ser expulsados son los amorreos, los cananeos, los heveos, los perizitas…

 (JAMÍN REOCRDANDO: Me sentía tan confuso…Lo que dijo Zimrí sobre los moabitas parecía lógico entonces)

ZIMRÍ: No a los moabitas, ni a los madianitas. Tú dices que Finehás habla en contra de Moab. Ese tonto intolerante. Ve y pregúntale: ¿por qué le dijo Jehová a Moisés específicamente que no debíamos atacar a los moabitas si es que son tan malvados y peligrosos que no podemos relacionarnos con ellos? Pregúntale eso a tu buen amigo Finehás.

JAMÍN: No lo sé…Quizá tengas razón.

(JAMÍN RECORDANDO: Y él parecía tan seguro de sí mismo… como si tuviera todas las respuestas. Pero su actitud me molestaba. Mostraba tal resentimiento y arrogancia…Yo sabía que él no esperaba realmente que acudiera a Finehás, pero eso fue precisamente lo que decidí hacer. Buscar su ayuda fue una de las mejores decisiones que he tomado, pues probablemente me salvó la vida.)

(JAMÍN ENTRA EN LA TIENDA DE FINEHÁS)

JAMÍN: Con permiso. Finehás, ¿pudiera hablar contigo?

FINEHÁS: Por supuesto joven. Por favor, siéntate. ¿Cómo te llamas?

JAMÍN: Soy Jamín, de la tribu de Simeón.

FINEHÁS: Jamín, me alegro de conocerte. ¿Te encuentras bien?

JAMÍN: Sí, aunque un poco confuso. Como eres maestro y sacerdote de Israel pensé que podrías ayudarme.

FINEHÁS: Dime, ¿qué te preocupa?

JAMÍN: He estado pensando. ¿Qué opina de los moabitas?

FINEHÁS: ¿Qué quieres decir?

JAMÍN: He estado pensando en la razón por la cual Jehová le dijo a Moisés que no debíamos luchar contra ellos. ¿Crees que Dios quiere que seamos sus amigos?

FINEHÁS: Jehová le dijo Moisés que no deberíamos hacer la guerra a Moab es cierto, pero también explicó por qué. Y es que Dios les ha asignado parte de la tierra como herencia y por lo tanto no debemos quitársela. Ahora bien, no dijo nada en cuanto a tener amistad con ellos.

JAMÍN: Pero, ¿estaría mal el hacerlo?

FINEHÁS: Creo que tú sabes la respuesta a eso Jamín. ¿Adoran ellos al Dios verdadero?

JAMÍN: No, tienen su propia forma de adoración.

FINEHÁS: ¿Rigen sus vidas por las elevadas normas de la Ley que recibimos hace 40 años?

JAMÍN: No.

FINEHÁS: Entonces, ¿qué te hace pensar que Jehová quiere que seamos sus amigos?

JAMÍN: Bueno, quizás podemos aprender algo de ellos. Quizás nos puedan ayudar de alguna manera. Quizás también podamos ayudarles a conocer a Jehová.

FINEHÁS: Hay que esperar y ver la dirección que dará Jehová, Jamín. No obstante, debemos ser cuidadosos en cuanto a los amigos que escogemos. Es cierto que Moab no es una de las naciones contra las que se nos ha dicho que debemos luchar, pero los moabitas adoran a Baal, el mismo dios de los cananeos. Jehová nos ha advertido claramente que si buscamos la amistad de los habitantes de esta tierra corremos el riesgo que nos corrompa su adoración falsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario