Busquemos Perlas Escondidas: 28 de Diciembre de 2020 a 3 de Enero de 2021 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

domingo, 27 de diciembre de 2020

Busquemos Perlas Escondidas: 28 de Diciembre de 2020 a 3 de Enero de 2021

Busquemos Perlas Escondidas: 28 de Diciembre de 2020 a 3 de Enero de 2021


Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

  • Le 16:10. ¿En qué sentido el cabrito para Azazel representó el sacrificio de Jesús? (it-1 261).

Porque sirvió para la expiación por los pecados de toda la humanidad, Jesús cargo con los pecados de todos aquellos que ejercen fe en el sacrificio y de esta manera se ha hecho posible desterrar para siempre el pecado y sus consecuencias.

Porque el mismo mandato que recibieron los israelitas lo recibimos nosotros como cristianos, debemos abstenernos de sangre en todo sentido, en este caso no aceptando transfusiones de sangre, a pesar de que hay personas que se burlan y nos critican por esa decisión, nosotros amamos a Jehová y por ende no queremos desobedecerle.

  • ¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Le 16:2. Aquí se explica que Jehová se aparecía en una nube encima de la cubierta, esta nube se hallaba suspendida sobre el arca entre los querubines de oro, esta nube alumbraba el Santísimo, y cada vez que era el Día de la Expiación, el sumo sacerdote debía comparecer ante la presencia de Jehová que era representada por la nube que iluminaba toda la habitación.

Le 16:12,13. El sumo sacerdote debía ofrecer incienso ante la presencia de Jehová con mucho respeto esto lo hacía antes de ofrecer los sacrificios y así se aseguraba de que contaba con la aprobación de Jehová, igualmente podemos decir que nuestras oraciones son como incienso para Jehová, por eso, cuando pasamos por pruebas, le suplicamos a Jehová que nos ayude porque deseamos agradarle.

Le 16:16. El lugar donde moraba Jehová, en este caso el tabernáculo, eran lugares santos debido a su presencia, puesto que este lugar estaba situado en medio del pueblo israelita que era de condición pecadora, el tabernáculo debía purificarse de una manera simbólica periódicamente de la inmundicia del pueblo salpicando la sangre de los animales sacrificados.

Le 16:29. Los israelitas debían humillarse ante Jehová o como menciona la Biblia con referencias “afligir sus almas”, esto era el sentido de que durante el Día de Expiación, debían buscar el perdón de los pecados y para ellos efectuaban un ayuno durante ese día, ya que estaba relacionado con el reconocimiento de los pecados.

Le 17:1, 2. Los sacerdotes y los israelitas recibieron a través de Moisés, el representante de Jehová, las leyes sobre la sangre lo que significó un rasgo distintivo que serviría para identificar al pueblo de Dios, hoy día los cristianos también estamos bajo el mismo mandato de abstenernos de sangre, así que constantemente seguimos recibiendo instrucciones sobre este asunto a través del esclavo fiel y prudente.

Le 17:3-5. Si los israelitas querían comer carne, algo que no eran uy frecuente en su dieta, debían sacrificar un animal para comerlo, debían llevarlo al santuario, algunos se comían el mismo día, y esto era porque debido al clima cálido de Palestina y la ausencia de medios de refrigeración, se podría originar bacteria como la Salmonella, así que esta era una medida para protegerlos de futuras enfermedades.

Le 17:13. Puesto que la sangre es algo sagrado para Jehová, él espera que también nosotros la consideremos sagrada, incluso absteneros de ella cuando vayamos a comer, la Ley estipulaba que si se cazaba un animal con el fin de comerlo se debía derramar su sangre en el suelo, nosotros igualmente debemos evitar ingerir cualquier alimento que contenga sangre en su preparación.

Le 17:15. Es interesante notar que la Ley sobre la santidad de la sangre aplicaba tanto a los israelitas como a los extranjeros que abrazaban la adoración verdadera y llegaban a estar bajo el pacto de la Ley, aunque las personas de todas las naciones estaban bajo el mandato de Génesis 9:3, 4 sobre abstenerse también de la sangre, Jehová esperaba que quienes lo adoraban cumplieran a cabalidad con su mandato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario