Semana del 26 de Agosto al 1 de Septiembre 2019: Buenas acciones que Dios no olvida - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

martes, 27 de agosto de 2019

Semana del 26 de Agosto al 1 de Septiembre 2019: Buenas acciones que Dios no olvida

Semana del 26 de Agosto al 1 de Septiembre 2019: Buenas acciones que Dios no olvida



Buenas acciones que Dios no olvidaTranscripción.


Patrick LaFranca: Ver que tantos millones de personas han decidido servir a Jehová nos llena de felicidad. Y miles más se nos unen cada semana. No hay duda de que Jehová está acelerando la obra. ¡Qué emocionante! Pero para seguir predicando, haciendo discípulos y alimentando espiritualmente al pueblo de Dios alguien tiene que dedicarse a la producción de biblias, publicaciones, grabaciones y videos. Betel es un lugar maravilloso. Allí, cristianos maduros sirven a Jehová en estrecha colaboración con los hermanos de Cristo con el fin de satisfacer las necesidades de la hermandad mundial y apoyar la predicación. Todos son siervos de Jehová dedicados y bautizados que trabajan en unidad y componen una verdadera familia. Ellos han visto cumplidas de forma muy especial las palabras de Salmo 133:1: “¡Miren! ¡Qué bueno y qué agradable es que los hermanos moren juntos en unidad!”. Nos da mucho gusto tener en Betel a tantos hermanos que han decidido hacer más por Jehová y esforzarse por alcanzar este privilegio de servicio. ¿Has pensado en ponerte esa meta? Ofrecerse para servir en Betel es como llamar a una puerta que lleva a muchos privilegios en el servicio a Jehová. Claro, para servir en Betel hay que ser sacrificado y estar dispuesto a trabajar donde sea necesario. El profeta Isaías mostró esa actitud, como leemos en Isaías 6:8: “Y empecé a oír la voz de Jehová que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Y yo procedí a decir: ¡Aquí estoy yo! Envíame a mí”.
Cuando a Isaías se le presentó la oportunidad de hacer más en el servicio a Jehová, la aceptó encantado, y eso que no sabía exactamente qué trabajo tendría que realizar. Pero para él fue suficiente saber que Jehová lo estaba invitando a llevar a cabo una labor especial, y quiso ofrecerse. Esa es la misma actitud que tienen los hermanos de todo el mundo que sirven en Betel. ¿Por qué hay tantos hermanos dispuestos a servir en Betel? Por amor a Jehová. Ese amor nos motiva a poner los intereses del Reino por encima de los personales. Como dice el libro “Proclamadores” en la página 295, este “no es un trabajo que les dé prominencia ni bienes materiales. Su deseo es honrar a Jehová, y están contentos con las provisiones que reciben”, como el alimento, la vivienda y una pequeña ayuda económica para sus gastos personales. ¿Cuáles son algunas de las recompensas de realizar este servicio tan especial? Los que se han ofrecido para servir en Betel han recibido muchas bendiciones.
Nicklas: El amor y la unidad que sentimos aquí no tiene punto de comparación. No es como estar en una empresa en el mundo. Aquí trabajas con tus amigos todos los días.
Men: Cuando las personas piensan de la misma manera, tienen las mismas metas y se ayudan. Así es Betel.
Luigi: Puede que te encarguen una tarea que no has hecho nunca, pero hay muchos hermanos con experiencia que se interesarán por ti y que te ayudarán a realizarla.
Carsten: Tanto en el análisis del texto diario como en el Estudio de “La Atalaya” de la familia Betel, escuchamos a los hermanos dar comentarios muy prácticos y valiosos que nos animan mucho. Te das cuenta de que aman mucho a Jehová, y sus palabras te ayudan a hacer lo mismo.
Rahel: Aquí en Betel tienes el mejor jefe que existe, Jehová. Nadie valora tanto tu trabajo ni es tan considerado contigo como él. Eso hace que lo ames mucho y que te sientas feliz de darle lo mejor de ti.
Stefani: Cuando me pongo a pensar en todo lo que se hace en Betel —la producción y envío de publicaciones, los videos que vemos en las asambleas regionales y la traducción a tantos idiomas—, se me pone la piel de gallina.
Jalon: Sea cual sea el trabajo que tenga que hacer aquí, estoy apoyando a los hermanos de Cristo, y eso me hace sentir muy muy bien.
Patrick LaFranca: Entonces, ¿qué tienes que hacer para servir en Betel?
Jordan: Mis padres me ayudaron desde pequeño a que mi relación con Jehová fuera lo más importante, así que pasábamos el mayor tiempo posible en el ministerio, incluso en mis vacaciones. Esto nos permitió estar centrados en las cosas espirituales, y a mí me ayudó a saber qué quería hacer con mi vida y a no distraerme con otras cosas. A mí me encanta leer. Entonces, un día, mi papá me preguntó: “¿Por qué no lees la Biblia?” Sé que es algo básico, pero la verdad es que nunca la había leído desde Génesis a Revelación. Para cuando acabé de leer la Biblia, mi forma de pensar había cambiado. Y me convencí de que tenemos la verdad. Además, la lectura me ayudó a seguir centrado en mi relación con Jehová. Fue el primer paso para alcanzar las metas que me había propuesto. En la congregación ayudaba a entregar las revistas. También colaboraba con el sonido y la plataforma. Esas tareas me enseñaron a ser trabajador, y me dieron la oportunidad de hacer más para Jehová. Yo tenía la meta de ir a Betel, y los ancianos predicaban mucho conmigo. Así que, cuando me sentí desanimado y pensé cosas como: “Es imposible”, “No voy a conseguirlo” o “Es demasiado para mí”, un anciano me mostró un texto de la Biblia en el que Jehová anima a Josué a ser valiente. Eso me impresionó y me dio valor a mí también para alcanzar mi meta de servir en Betel. Cuando visité Betel, me di cuenta de que los betelitas eran personas normales y de que tenían muchísimas cualidades que yo quería imitar. Por ejemplo, eran muy hospitalarios y cariñosos. Quería ser como ellos, y eso me dio más ánimo para lograr mi meta.
Patrick LaFranca: Para servir en Betel hay que cumplir ciertos requisitos.

  • ·         Debes amar profundamente a Jehová y a su organización, y demostrarlo obedeciendo lo que dice la Biblia.
  • ·         Debe ser evidente para los demás que eres una persona espiritual.
  • ·         Debes respetar las normas morales de Jehová rechazando la impureza moral y la inmoralidad sexual.
  • ·         Tu conciencia tiene que estar limpia ante Jehová. Así te sentirás en paz contigo mismo y con la organización de Jehová.
  • ·         Tu forma de vestirte y arreglarte debe ser ejemplar, la que se espera de un ministro cristiano, incluso en tu tiempo libre.
  • ·         En Betel no se aceptan las modas estrafalarias, extremas o las que nos identifican con elementos indeseables del mundo.
  • ·         Quien solicita servir en Betel no debe leer, escuchar o ver nada inapropiado para un cristiano.
  • ·         Por supuesto, eso incluye pornografía, música degradante o cualquier tipo de entretenimiento que contenga inmoralidad sexual, ocultismo o violencia.
  • ·         Los solicitantes deben tener entre 19 y 35 años. A veces se acepta a alguien con más de 35 años porque tiene ciertas habilidades que se necesitan en
  • ·         Betel, como algún tipo de experiencia médica o técnica, habilidades para la traducción o habilidades para la construcción como la plomería o fontanería, la electricidad, el manejo de maquinaria pesada o la carpintería. Invitamos a los que tienen habilidades y experiencia en estos campos a llenar la solicitud.
  • ·         En vista de las características únicas del servicio de tiempo completo en Betel, debes tener buena salud mental, emocional y física, y ser capaz de trabajar jornadas largas.
  • ·         Debes poder leer, escribir y hablar el idioma principal del territorio de la sucursal. Esto te permitirá comunicarte bien con los demás que sirven en Betel, recibir la capacitación que necesites y trabajar con seguridad.
  • ·         Los solicitantes se comprometen a servir por lo menos un año en Betel, tiempo en el que recibirán preparación para poder continuar su servicio allí.


Patrick LaFranca: No aconsejamos a los hermanos que vayan a la universidad o traten de obtener preparación especial con el objetivo de tener más posibilidades de que los llamen para servir en Betel  la mejor manera de prepararse para trabajar en Betel es servir como precursor regular. Betel necesita principalmente varones solteros, pero animamos a todos los que cumplan con los requisitos, incluidas las hermanas, a que soliciten servir como voluntarios temporales. Ser voluntario temporal en Betel puede abrirte las puertas a otras facetas del servicio a Jehová. Si estás interesado en servir en Betel, ¿qué solicitud debes pedirle a un miembro del comité de servicio de tu congregación? Como hay dos tipos de solicitud, primero ora a Jehová y piensa detenidamente en tus circunstancias. Una posibilidad es pedir la “Solicitud para el programa de voluntarios” (A-19), que es para los que desean servir temporalmente durante un período que puede ser desde una semana hasta muchos meses seguidos. O puede que decidas pedir la “Solicitud de ingreso en la Orden Mundial de Siervos Especiales de Tiempo Completo de los Testigos de Jehová” (A-8). Esta solicitud es para los que desean servir de forma prolongada, por un año o más tiempo. Si el Comité de Sucursal opina que se necesitan tus servicios, ellos decidirán en qué lugar será más útil tu trabajo, si en Betel o quizás en un proyecto de construcción. Entregar la solicitud puede darte la oportunidad de servir a Jehová y de ayudar a su organización de muchas maneras. Aunque tengamos ese mismo espíritu de sacrificio, puede que, debido a nuestras circunstancias, no podamos servir en Betel. Pero sí podemos animar a otros a que lo hagan. Padres, imiten a siervos fieles del pasado como Ana y Elqaná, quienes estuvieron dispuestos a dejar que su hijo disfrutara de un privilegio especial. Cultiven en el corazón de sus hijos el deseo de servir en Betel.
Fomenten su entusiasmo por el servicio de tiempo completo dándoles un buen ejemplo y expresándose de forma positiva sobre ese tipo de meta. Si pueden, llévenlos a visitar la central mundial, en Nueva York (Estados Unidos), o la sucursal que atiende las necesidades del territorio en el que viven. De ese modo, sus hijos podrán ver con sus propios ojos todo lo que se hace en Betel para fomentar los intereses del Reino. Queremos que quienes sirven de ancianos también ayuden a los jóvenes que pueden hacer más por Jehová a llenar los requisitos para este servicio. Jehová sigue extendiendo a todos la invitación de servirle más plenamente. Tal como hizo en el tiempo de Isaías, hoy él pregunta: “¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?”. ¿Contestarás como el profeta, que dijo: “¡Aquí estoy yo! Envíame a mí”? Esfuérzate por alcanzar la madurez espiritual y sírvele a Jehová con empeño. Al debido tiempo, tal vez puedas servir en Betel o en alguna otra emocionante faceta del servicio a Jehová, en la que aproveches al máximo la salud y las fuerzas con las que él te ha bendecido para darle la gloria que merece. Sabemos que seguirás esforzándote por alcanzar tus metas, y ten la seguridad de que cuentas con todo nuestro cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario