Semana del 22 al 28 de Julio 2019: Nuestra Vida Cristiana - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

martes, 23 de julio de 2019

Semana del 22 al 28 de Julio 2019: Nuestra Vida Cristiana

Semana del 22 al 28 de Julio 2019: Nuestra Vida Cristiana



Hola hermanos, aquí están las transcripciones de los videos que se analizaran esta semana:


Voluntarios jóvenes honran a Jehová en Warwick TRANSCRIPCIÓN.

Al principio del programa, vimos cómo algunos jóvenes están construyendo su futuro con Jehová. ¿Cuánto logran sus esfuerzos a favor de la organización? Veamos, por ejemplo, lo que ocurrió durante la construcción de la nueva central mundial, en Warwick (Nueva York).
En menos de 4 años, los testigos de Jehová construyeron un completo de 149.000 metros cuadrados, de los 27.035 voluntarios que participaron, 3.247 tienen entre 19 y 25 años.
Pensaba que solo hermanos muy experimentados, pero muy pronto me di cuenta de que estaba equivocado, se necesitaría la energía de los jóvenes, pues la obra era enorme, contar con hermanos jóvenes y mayores fue de gran ayuda en Warwick.
Los mayores aportaron la habilidad y la experiencia; y los jóvenes, la energía, las fuerzas y el empuje para hacer el trabajo duro hasta terminar las obras.
Ya fuera de cocineros o de vigilantes nocturnos –o como parte de los equipos que empezaban a trabajar desde las 5 de la mañana a 12 grados bajo cero–, todos aceptaban de muy buena gana y con gran humildad cualquier tarea.
Muchos hermanos y hermanas jóvenes se mudaron a esta zona para trabajar como voluntarios externos. Y trabajaban incansablemente, a veces el anochecer, para dejar todo listo para el día siguiente. Era impresionante ver cuánta energía tenían.
Jehová ama a los jóvenes y está deseoso de invertir en ellos, de capacitarlos a fin de que estén muy activos en su organización. Eso me quedó bien claro.
Muchos jóvenes con aptitudes técnicas se ofrecieron como voluntarios. Pero si la humildad de estos muchachos no hubiera sido igual o mayor que sus habilidades, Jehová no hubiera podido utilizarlos. Estaban dispuestos a adaptarse, y realmente vimos cuánto ayuda esa actitud.
Tanto ellos como nosotros sabíamos que no solo estaban construyendo un complejo en Warwick: estaban participando en una obra espiritual para Jehová. Se podía ver el espíritu de Jehová en acción, cómo los ayudó a madurar en tan poco tiempo. Estos hermanos son los ancianos y superintendentes viajantes del mañana. Pero hoy su contribución como hombres jóvenes también merece todo nuestro reconocimiento.
Todos ellos dicen que servir en Betel ha definido sus metas en la vida; y no quieren que ni el mundo ni las actividades cotidianas los distraigan. Usen lo que han aprendido aquí y en Betel. Los necesitamos.
Mantengan fuerte su relación con Jehová y escojan amigos que hagan lo mismo.
Logramos la mejor calidad de vida cuando, como suave barro, nos ponemos en las manos del Gran Alfarero, Jehová, y decimos: “¡Aquí estoy! Envíame a mí”.
Estoy seguro de que no se arrepentirán de haber construido su futuro con Jehová.

“¿Qué puede aprender de ellos?” TRANSCRIPCIÓN.

 Antes de que la reunión comience, necesito tener todo listo. Soy Ben y, como siervo ministerial, puedo hacer mucho por la congregación.
Aquella noche recibí una asignación más. El hermano Richards me pidió ayuda para actualizar los mapas de los territorios y organizar los horarios de la predicación pública.
Ben: Los hermanos saben que puedo mejorar las cosas, el hermano Richards me indicó que primero hablara con el hermano Bello, Él fue superintendente de servicio por años.
Ok. Ya tengo lo que debo hacer. Para el fin de semana, ya casi había terminado.
¡No podía creer que los registros estuvieran tan descuidados!
Esto beneficia mucho a la congregación. Me preguntaba qué otras cosas se podrían mejorar. Pensé: “Ya tengo todo listo para que hermano Richards lo vea”. Mis ideas le gustaron, pero me preguntó:
“¿Y qué dijo el hermano Bello?”. ¡No puede ser! ¡Se me olvidó pedirle su opinión! Aunque, ¿era realmente necesario? El hermano Richards sugirió que leyéramos sobre Eliseo.
Cuando la asignación de Elías estaba por terminar, Eliseo permaneció con su maestro y varias veces le dijo: “Tan ciertamente como que vive Jehová y como que vive tu alma, Yo ciertamente no te dejaré”. (2 Reyes 2:6b) Hasta el último día en que estuvo con Elías, Eliseo trató de aprender de él. Tal como un hijo haría con un padre, Eliseo le pidió una porción doble de su espíritu para seguir su obra.
El primer milagro de Eliseo fue exactamente igual al último de Elías: dividir el río Jordán con la prenda oficial de Elías.
Todo lo que hizo Eliseo demostró el respeto que sentía por el experimentado profeta Elías.
Por lo visto, mi nueva asignación no había terminado. Todavía tenía mucho que aprender del hermano Bello. Él conocía muy bien los territorios y a las personas que había en ellos. Le gustaron mis ideas. Pero lo que él me dijo sin duda mejoró las cosas.
Puedo hacer mucho en la congregación. Pero le pido a Jehová que me ayude a combinar los dones que me ha dado con toda la experiencia que hay a mí alrededor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario