Semana del 4 al 10 de Febrero 2019: “¿Percibimos las cualidades invisibles de Dios?” - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

martes, 5 de febrero de 2019

Semana del 4 al 10 de Febrero 2019: “¿Percibimos las cualidades invisibles de Dios?”

Semana del 4 al 10 de Febrero 2019: “¿Percibimos las cualidades invisibles de Dios?”



Las maravillas de la creación revelan la gloria de Dios: La luz y los colores. TRANSCRIPCIÓN


Narrador: Todas las obras de arte son un reflejo del artista, expresiones de su imaginación y creatividad. Pero ¿solo vemos esas expresiones en las obras de arte hechas por el hombre? ¿O también las vemos en la naturaleza? Vivimos rodeados de espectaculares colores… donde quiera que miremos, quedamos fascinados por la inmensa variedad de tonos y matices. Las variaciones pueden ser sutiles, o muy marcadas; pero, juntas, resaltan la impresionante belleza que existe en la creación. ¿De dónde salen todos estos colores? La respuesta tiene que ver con la naturaleza de la luz y su comportamiento al entrar en contacto con distintas superficies. Por lo general, la luz nos parece blanca, pero en realidad, la luz blanca puede separarse en todos los colores del espectro visible, y cada color corresponde a una longitud de onda distinta. Casi todos los objetos tienen sustancias químicas llamadas pigmentos, que absorben ciertas longitudes de onda y reflejan otras. Lo que cada objeto refleja hacia nuestros ojos produce la maravillosa variedad de colores que vemos. Entre los colores más hermosos de la naturaleza figuran los causados por un fenómeno llamado iridiscencia. Estos brillantes colores pueden variar según el ángulo de visión. ¿Cómo se producen estos colores?
En casi todos los casos, la iridiscencia no se debe a pigmentos químicos, sino a precisos patrones estructurales en la superficie del objeto. Por ejemplo, las alas de las mariposas morfo están recubiertas de diminutas escamas semitransparentes. Cada escama tiene surcos microscópicos de idéntico tamaño cuyos bordes, a su vez, presentas surcos aún más pequeños. La anchura de estos diminutos surcos es más pequeña incluso que una longitud de onda de luz. Así, rompen las ondas de luz y crean un patrón de interferencia, como resultado, algunos colores se cancelan, mientras que otros se intensifican. Estas ondas de luz intensificadas se reflejan hacia nosotros como un azul deslumbrante. Así es, estas brillantes “obras de arte” son producto de un diseño muy ingenioso y complejo. No solo encontramos colores espectaculares en los objetos que nos rodean, sino también cuando alzamos la vista. Al ponerse el Sol, el firmamento se pinta de asombrosos colores. ¿Por qué se forma este hermoso cuadro? En su viaje hacia la Tierra, la luz choca con moléculas de aire y partículas de polvo, y se difumina, o dispersa. El grado en que una onda de luz se dispersa depende de su longitud de onda. La luz azul tiene una longitud de onda más corta y se dispersa por toda la atmosfera, por eso vemos azul el cielo cuando el Sol esta alto en un día claro, pero cuando el Sol está cerca del horizonte, la luz debe cruzar más distancia en la atmosfera para llegar a nuestros ojos, la luz azul, con una longitud de onda más corta, se dispersa antes de alcanzarnos; en cambio, la luz roja y anaranjada puede viajar mayores distancias a través de la atmosfera y adornar el cielo con los tonos dorados y rojizos del atardecer. ¡Qué enorme variedad de colores se han usado para “pintar” nuestro hogar terrestre! Cuando nos detenemos a contemplar su belleza, nos sentimos atraídos a Jehová Dios, el mayor artista de todos. Igual que una obra de arte es un reflejo de artista, así los hermosos colores que Jehová ha elegido para cada una de sus creaciones son una muestra del profundo amor que nos tiene. En efecto, “Todo lo ha hecho bello a su tiempo”. (Eclesiastés 3:11)

No hay comentarios:

Publicar un comentario