Semana del 21 al 27 de Enero 2019: “Se legaliza nuestra obra en Quebec” - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

martes, 22 de enero de 2019

Semana del 21 al 27 de Enero 2019: “Se legaliza nuestra obra en Quebec”

Semana del 21 al 27 de Enero 2019: “Se legaliza nuestra obra en Quebec”



“Se legaliza nuestra obra en Quebec” TRANSCRIPCIÓN


 La predicación en la provincia de Quebec se convirtió en un verdadero reto. La Iglesia Católica se involucraba en todos los ámbitos de la vida pública. A principios de la década de 1940, la persecución se intensificó y las autoridades arrestaron a muchos Testigos. Se valían de cualquier excusa para detenerlos. El pretexto favorito era acusarlos de vender en las calles sin permiso. De modo que encarcelaban a los Testigos cada vez que los veían con publicaciones religiosas.
La situación empeoró a tal grado en Quebec que se decidió elaborar una petición y distribuirla por todo Canadá. En ella se solicitaba al gobierno de Quebec poner fin a la persecución. Cabe destacar que unas 600.000 personas firmaron el documento.
Los Testigos distribuyeron un tratado con un mensaje muy contundente, el cual hablaba de aquel ardiente odio en Quebec. En efecto, denunciaba lo que estaba sucediendo: los actos de la policía, los arrestos ilegales y los ataques de turbas. En un lapso de 4 meses se iniciaron 800 procesos judiciales. Aunque solo había 400 testigos de Jehová en Quebec, existían 1.600 casos. Y luego se presentaron cargos más graves contra los hermanos, pues se les empezó a acusar de sedición.
Si los declaraban culpables, podrían pasar más de 10 años —hasta 12 o 15— en prisión.
El hermano Aimé Boucher fue arrestado y acusado de sedición. El hermano era muy pobre y vivía en una zona rural de Quebec. De hecho, llegó al tribunal con su buey y su carreta. De camino al tribunal, se puso a predicar, así que lo arrestaron de nuevo. Se celebró la audiencia judicial y lo condenaron. Fue declarado culpable de sedición. Su caso se llevó ante el Tribunal de Apelación de Quebec que, para ese entonces, era muy hostil. El hermano Boucher perdió la apelación, de modo que su caso pasó al Tribunal Supremo de Canadá. En aquel momento, ya había varios hermanos y hermanas acusados de sedición, por lo que, si el hermano Boucher perdía el caso, a otros Testigos también les impondrían largas condenas de prisión. Cuando el caso del hermano Boucher se presentó ante el Tribunal Supremo, perdió por un solo voto. Todos los jueces católicos fallaron en su contra. Además, determinaron que el tratado antes mencionado promovía la sedición. Los abogados examinaron la situación, oraron al respecto y pensaron: “Algo tenemos que hacer; no podemos perder esta batalla”. Entonces recordaron que en Canadá existía un recurso poco utilizado que permitía solicitar al Tribunal Supremo la revisión de un caso. Durante dicha audiencia, uno de los jueces católicos estuvo dispuesto a examinar más a fondo los cargos de sedición. Para ser declarado culpable de sedición, el acusado debía haber incitado a la violencia. Así que nuestro abogado les dijo: “Por favor, revisen el expediente. Muéstrenle al tribunal en dónde dice que los testigos de Jehová incitaron a la violencia”. Finalmente, el tribunal admitió que se había cometido un error, anuló la sentencia inicial y ganamos el caso del hermano Boucher. Esta decisión del Tribunal Supremo, echó por tierra todas las acusaciones de sedición y puso fin a la feroz oposición, pues el gobierno esperaba usar este antecedente para demostrar que tenía la razón. Hubo otro caso muy relevante en Quebec.
Un sacerdote llamó a la policía federal para que interrumpieran una reunión de los testigos de Jehová y expulsaran al orador de la provincia de Quebec.
La policía obedeció al sacerdote. Tres agentes fueron a la reunión, sacaron al hermano y se lo llevaron a la provincia de Ontario. Por cierto, interrumpir una reunión religiosa era un delito. De modo que, por primera vez, el Tribunal Supremo determinó que los tres policías debían indemnizar a los hermanos por el daño moral ocasionado al haber interrumpido la reunión. Aquella fue una decisión sin precedente. Cuando el Tribunal Supremo atendió el caso, falló por unanimidad en contra de la provincia de Quebec. Hoy, gran parte de la información disponible sobre libertad religiosa se basa en estos casos judiciales. Todos los abogados de Canadá —sean de Quebec o de las zonas de habla inglesa— examinan estos casos como parte de su plan de estudios, pues son el fundamento el concepto actual de la libertad religiosa.
Asimismo, son casos que abarcan diferentes ámbitos —la intervención de la policía y el gobierno, así como los procedimientos penales—, lo que constituye una base sólida para nuestra libertad religiosa hoy. Nuestro objetivo es predicar las buenas nuevas y dirigir la atención de las personas a la Biblia. Nuestros casos judiciales han ayudado a gobiernos, tribunales, jueces y funcionarios a adoptar un punto de vista correcto sobre la libertad religiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario