SEAMOS MEJORES MAESTROS: 7 al 13 de Enero 2019 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

viernes, 4 de enero de 2019

SEAMOS MEJORES MAESTROS: 7 al 13 de Enero 2019

Lectura de la Biblia (4 mins. o menos): Hch 21:1-19.



Seamos mejores lectores y maestros (10 mins.): Análisis con el auditorio. Ponga el video Cómo hacer una buena introducción y analice la lección 1 del folleto Maestros.

Lección 1. Hacer una buena introducción. (Hechos 17:22) Transcripción 


Usted está en el Salón del Reino a punto de dar un discurso público, ¿Le prestará atención el auditorio?; mucho dependerá de su introducción, las introducciones eficaces captan la atención, indican con claridad el tema y muestran por qué es importante ese tema para los oyentes. Veamos como empieza este hermano su discurso:
“Como dijo el presidente de la reunión, vamos a hablar de la muerte, y de cómo nos afecta a cada uno de nosotros, leamos un texto, Eclesiastés 9:5”
Entonces, ¿Qué le parece?: ¿Indicó con claridad el tema?, sí; ¿Captó la atención?, no mucho; ¿Mostró por qué es importante el tema?, no; ¿De qué otra manera podría presentarlo?, veamos:
“A lo largo de la historia, nadie ha escapado de las garras de la muerte, ¿cuántas vidas quedan truncadas por culpa de enfermedades y otros sucesos inesperados? Si usted ha perdido a un ser querido, sin duda sabe cuánto dolor causa la muerte; ¿cómo es posible que algo que duele tanto sea una parte natural de la vida? La Biblia es la única que nos explica por qué morimos, a dónde vamos cuando morimos y cómo se vencerá a la muerte. Analicemos estos tres puntos”
Estos principios sirven para presentar discursos sobre cualquier tema. Ahora bien, ¿Cómo hacer una buena introducción al predicar? Recuerde que en la mayoría de los casos, la persona no lo conoce, así que intente no asustarla, preséntese lo antes posible. A fin de averiguar qué puede interesarle, fíjese en su entorno y en lo que está haciendo. Podría comenzar haciéndole una pregunta o un breve comentario sobre esas cosas. Veamos un ejemplo:
“-Hola, me llamo Ana, vengo a hablarle del propósito de Dios para el futuro. Vea lo que dice la Biblia.
-Lo siento, pero estoy ocupada”
¿Fue eficaz la introducción? La señora no quiso conversar, así que es obvio que la introducción no captó su atención. ¿Cómo podría la publicadora haber empezado la conversación?:
“-Buenos días, ¡tiene un jardín precioso!, seguro que le da mucho trabajo.
-Ni se imagina.
-Pero el esfuerzo ha valido la pena.
-Gracias.
-Por cierto, me llamo Ana, y ella es Inés.
-Hola, soy Emily.
-Emily, se nota que dedica mucho tiempo a cuidar de su jardín; y nuestro Creador, ¿Se preocupará tanto por el planeta como usted por su jardín?”
Como la publicadora tomó en cuenta lo que le interesaba a la persona, aumentaron las posibilidades de iniciar una conversación y hablar sobre el Reino. Lo mismo puede hacerse en las zonas urbanas, donde la gente espera que vayamos al grano. En esos casos trate de incluir una pregunta o un comentario que haga pensar a la persona.
Las introducciones eficaces son el primer paso para tener conversaciones provechosas sobre las buenas noticias del Reino.



Discurso

Presione aquí para ver la Asignación



Discurso (5 mins. o menos): w10 1/2 13 párr. 2 - 14 párr. 2. Título: ¿Tienen que guardar un día de descanso semanal los cristianos? (th lecc. 1).

INTRODUCCIÓN: En muchas partes del mundo, miles de personas se adhieren a una tradición que consiste en descansar un día a la semana, generalmente eso se realiza durante el fin de la misma, en algunos casos muchas personas creen que la observancia de un día de descanso semanal es un mandato divino. De hecho, hay quienes afirman que es mandamiento más importante de la ley o que es fundamental para conseguir la salvación eterna, de modo que, debido a esto surge la pregunta si nosotros, los cristianos también debemos guardar un día de descanso.

Dado que Cristo cumplió la Ley, ¿están obligados los cristianos a guardar un día de descanso semanal? El apóstol Pablo dijo: “Que nadie los juzgue en el comer y beber, o respecto de una fiesta, o de una observancia de la luna nueva, o de un sábado; porque esas cosas son una sombra de las cosas por venir, pero la realidad pertenece al Cristo” (Colosenses 2:16, 17).
Estas palabras inspiradas denotan un gran cambio en los requisitos de Dios para sus siervos. ¿A qué obedece este cambio? A que los cristianos están bajo una nueva ley, “la ley del Cristo” (Gálatas 6:2). La Ley de Moisés quedó abolida cuando Jesús, al morir, la cumplió por completo (Romanos 10:4; Efesios 2:15). ¿Dejó de estar vigente también el mandamiento de guardar el sábado? Sí. Pablo dijo: “Hemos sido desobligados de la Ley”, y a continuación pasó a referirse a uno de los Diez Mandamientos (Romanos 7:6, 7). De modo que los Diez Mandamientos —incluido el del sábado— son parte de la Ley que fue abolida. Por eso, los cristianos ya no están obligados a observar el sábado, o día de descanso semanal.
La transición de un sistema de adoración israelita a uno cristiano se podría ilustrar con el cambio de constitución en un país. Una vez establecida la nueva constitución, ya no se exige que se obedezca la anterior. Puede que algunas leyes no hayan cambiado, pero otras sí. El buen ciudadano querrá saber cuándo entró en vigor la nueva constitución y cuáles son las leyes vigentes.
De modo parecido, Jehová dio a la nación de Israel más de seiscientas leyes. Además de las principales, los Diez Mandamientos, promulgó leyes sobre la moralidad, los sacrificios, la salud y la observancia del sábado. No obstante, Jesús habló de una nueva “nación”, la cual estaría constituida por sus seguidores ungidos (Mateo 21:43). Esta nación ha estado desde el año 33 bajo una nueva “constitución” que se basa en dos leyes fundamentales: amar a Dios y amar al prójimo (Mateo 22:36-40). Si bien en la Ley mosaica hay leyes parecidas a las de “la ley del Cristo”, es lógico esperar que algunas sean muy distintas y que otras hayan quedado sin efecto. La de observar un sábado semanal es una de las que ya no están vigentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario