SEAMOS MEJORES MAESTROS: 4 al 10 de Febrero 2019 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

jueves, 31 de enero de 2019

SEAMOS MEJORES MAESTROS: 4 al 10 de Febrero 2019

Lectura de la Biblia (4 mins. o menos): Ro 1:1-17.




Seamos mejores lectores y maestros (10 mins.): Análisis con el auditorio. Ponga el video Cómo hablar con naturalidad y analice la lección 2 del folleto Maestros.

Lección 2: Cómo hablar con naturalidad. Transcripción 


¿Cómo hablar con naturalidad?, siendo usted mismo y expresándose con sinceridad, así transmitirá lo que siente. Tal vez parezca sencillo, pero puede ser todo un reto si está nervioso. Estos cuatro pasos pueden ayudarlo: orar, prepararse bien, hablar con el corazón y mirar a sus oyentes. Es importante que lo haga tanto al discursar como al predicar. Estas escenas de la predicación pública nos muestran por qué:

“-Llévese lo que quiera, es gratis
-Ehh, no, está bien, quizás otro día”

¿Pudo haber sido el hermano un poco más amigable? Al menos, pudo haber mirado a la persona a los ojos. ¿Qué indicaron su postura, sus ademanes y sus expresiones faciales?... Démosle otra oportunidad:

“-Buenos días
-Buenos días
-Puede llevarse lo que quiera
-Gracias…
-¿Cree que dejaremos de sufrir algún día?
-La verdad, no lo sé.
-Si tiene un momento, me gustaría mostrarle lo que dice la Biblia
-Bueno…”

Usar un tono amigable le permitió empezar una conversación. Eso también es útil al discursar, intente usar sus propias palabras. Veamos estos ejemplos:

“Cuando Jesús fue fijado en el madero en el 33 era común, difícilmente parecía posible que alguna vez tuviera un Reino. Pero Él no había estado proclamando noticias erróneas al predicar el Reino de Dios. Al tercer día de haber sido fijado Jesús en el madero, el fundador del Reino se aseguró que los discípulos de Jesús no estuvieran orando por un gobierno que no fuera posible. Jehová resucitó a aquel que lo representaría en el Reino por el cual se oraba y lo vistió de inmortalidad”

¿Pudo entender lo que decía el orador? Seguramente… ¿Era alimento espiritual? Sí…. ¿Habló con naturalidad? No… Sonó como si estuviera leyendo de un número antiguo de La Atalaya, de hecho, así fue. ¿Podía haber mirado más a sus oyentes? Sí… Veamos ahora cómo el orador presenta la información en sus propias palabras:

“Jesús habló del Reino de Dios y enseñó a sus discípulos a pedir por ese Reino. Pero cuando Él murió, en el año 33, sus discípulos quizás se preguntaron si el Reino vendría realmente. Todas sus dudas desaparecieron tres días después, cuando Jehová resucitó a su hijo, el futuro rey de ese Reino”

Una presentación sincera y natural es más atrayente, capta la atención de los oyentes, hace que se sientan cómodos y logra que estén más dispuestos a escuchar.

Discurso

Presione aquí para ver la Asignación

Discurso (5 mins. o menos): w06 1/6 12, 13. Título: Mantengamos un punto de vista realista de nuestras limitaciones y de las de los demás (th lecc. 7). 


Debido a la imperfección heredada de Adán, todos nacimos imperfectos y por ende con limitaciones, todos quisiéramos dar más en algún aspecto de nuestra vida, pero Romanos 3:23 menciona una realidad, dice…
Debemos que reconocer que muchos aspectos sobre la gloria de Dios que no podemos entender, Jehová es el único que puede mencionar que todo lo que él ha hecho es bueno, algo que nosotros no podemos hacer.
De modo que, no debemos sentirnos desanimados por eso, más bien, cuando reconocemos nuestras limitaciones, debe ser un motivo para sentirnos satisfechos, pero también, debemos comprender y aceptar que Jehová ve los asuntos en una manera superior.
Romanos 3:9 traduce pecado de la palabra griega que significa “errar el blanco”, y para que lo entendamos mejor, imaginémonos que un deportista de tiro con arco está en una competición y dispone de solo tres flechas, con la primera falla un metro, con la segunda falla 20 centímetros y en el último intento falla por una pulgada.
Naturalmente, tomos nosotros llegamos a sentirnos decepcionados, igual que el arquero, a veces parece que erramos por mucho, pueda que nos acerquemos al objetivo, pero no damos en el blanco por asi decirlo, aunque pongamos todo nuestro empeño, parece que no es suficiente, pero aun no acaba la historia de este arquero.
El arquero, claramente triste, estaba por irse, pero el encargado del trofeo le da el trofeo y le dice: “Quiero entregarte esto porque eres una persona agradable y te has esforzado mucho para lograr el trofeo”, el naturalmente se pone feliz y nosotros, también es motivo de gozo, ya que nuestros esfuerzos por servirle a Dios conducen a la magnífica recompensa que nos da, como menciona Romanos 6:23.
Nuestro trofeo es el don de vida eterna perfecta, asi que no dejemos que nuestro “errar en blanco” nos desanime, sino más bien, alegrarnos porque estamos esforzándonos por lograrlo, por eso, si conservamos ese punto de vista, nos sentiremos mejor con nosotros mismos y con quienes nos rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario