Busquemos Perlas Escondidas: 3 al 9 de Septiembre 2018 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Busquemos Perlas Escondidas: 3 al 9 de Septiembre 2018

Busquemos Perlas Escondidas: 27 de Agosto al 2 de Septiembre 2018

Busquemos perlas escondidas (8 mins.)
  • Jn 1:1. ¿Por qué sabemos que Juan no quiso decir que “la Palabra” fuera el Dios todopoderoso? (nwtsty notas de estudio para Jn 1:1: “la Palabra”, “con” y “la Palabra era un dios”).
Juan usa este título para referirse a Jesús en su existencia prehumana, durante su ministerio terrestre como hombre perfecto y después de ascender al cielo. Jesús era el Portavoz de Dios, es decir, el medio que Dios usaba para comunicarse con sus otros hijos espirituales y con los seres humanos. Por lo tanto, es razonable pensar que antes de que Jesús viniera a la Tierra, Jehová se comunicaba con la humanidad mediante la Palabra, su portavoz angelical. Se le describe como “un dios”, “alguien parecido a un dios” o “un ser divino” porque ocupa una posición destacada en el universo: es el Hijo primogénito de Dios y el medio por el que Dios creó todas las cosas.
  • Jn 1:29. ¿Por qué dijo Juan el Bautista que Jesús era “el Cordero de Dios”? (nwtsty nota de estudio para Jn 1:29: “el Cordero de Dios”).
La expresión “el Cordero de Dios” podría hacer referencia a varios pasajes de las Escrituras. Como Juan el Bautista conocía bien las Escrituras Hebreas, sus palabras podían ser una alusión a lo siguiente: al carnero que Abraham ofreció en lugar de su hijo Isaac (Gé 22:13), al cordero de Pascua que los israelitas sacrificaron justo antes de ser liberados de la esclavitud en Egipto (Éx 12:1-13) o al carnero que se ofrecía todos los días por la mañana y por la tarde en el altar de Jehová en Jerusalén (Éx 29:38-42). Juan quizás también tenía presente la profecía de Isaías, donde Jehová dice que su siervo sería llevado “como una oveja a la degollación” (Isa 52:13; 53:5, 7, 11).
Cuando el apóstol Pablo escribió su primera carta a los Corintios, llamó a Jesús “nuestra pascua”, es decir, cordero de Pascua (1Co 5:7). El apóstol Pedro dijo que la sangre de Cristo era “preciosa, como la de un cordero sin tacha e inmaculado” (1Pe 1:19). Y, usando lenguaje figurado, el libro de Revelación llama a Jesús glorificado “el Cordero” en más de veinticinco ocasiones.
  • ¿Qué le ha enseñado sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?
Jn 1:12. Jehová otorga el privilegio de ser sus hijos a quienes respondieron al mensaje de Jesús y tienen fe en tales buenas nuevas, algunos seres humanos fueron adoptados como hijos de Dios y pudieron tener la esperanza de vivir con Cristo como reyes en el Reino celestial de Dios, en el Nuevo Mundo los que somos de las otras ovejas también tendremos el privilegio de ser llamados hijos de Dios.
Jn 1:36. Me enseña de Jehova su amor. Al pecar Adán y Eva, todos sus descendientes necesitábamos un Cordero expiatorio que con su sangre, nos limpiara del pecado y la muerte. Jehová fue capaz de enviar a su hijo Jesucristo, para que por medio de su sangre preciosa tuviéramos la oportunidad de vivir para siempre.
Jn 2:7-10. Me enseña que Jehova es compasivo. Al convertir 380 litros de agua en vino de calidad, Jesús mostró que imitaba la generosidad de su Padre y que las personas eran importantes para él. Nosotros debemos preocuparnos por los sentimientos de las personas del territorio y por sus necesidades espirituales.
Jn 2:16, 17. Jehová es un Dios que merece nuestro celo, Jesús actuó asi porque era un ferviente defensor de la religión verdadera y la reputación de su Padre. Por eso, cuando veía que el nombre de Dios era objeto de blasfemias y desprecios, surgía naturalmente en él un deseo irresistible de remediar la situación, ahora nosotros tenemos que demostrar ese mismo celo cuando se ultraje el nombre de Dios.
  • ¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?
Jn 1:6-9. Juan identificó al Mesías venidero y dirigió a sus discípulos a Él. Con el tiempo se dio a toda clase de gente la oportunidad de aceptar la luz. De modo que Jesús no vino solo para beneficio de los judíos, sino para beneficio de toda la humanidad: ricos o pobres, sin importar su raza, asi mismo, hoy se da testimonio a toda clase de personas para que se aprendan de Jehová y su palabra.
Jn 1:10, 11. Antes de que Jesús existiera como ser humano, el mundo de la humanidad fue creado mediante él. Sin embargo, cuando estuvo en la Tierra, la mayor parte de su propia gente, los judíos, lo rechazó. Ellos no querían que se denunciara su maldad e hipocresía. Preferían la oscuridad a la luz.
Jn 2:1. Muchas traducciones de la Biblia vierten este versículo como sigue: “Hubo una boda en Caná”. Pero en este contexto, la palabra original se traduce más acertadamente como “banquete de bodas”. El relato deja claro que Jesús estuvo presente en el banquete celebrado con motivo de una boda judía y contribuyó a que los invitados disfrutaran de la ocasión.
Jn 2:4. La respuesta de Jesús debió tomarla por sorpresa: “¿Qué tengo que ver contigo, mujer?”. Algunos han interpretado estas palabras como una falta de respeto, pero se equivocan. En el idioma original expresaban una simple objeción. Jesús solo le estaba recordando amablemente a su madre que a ella no le correspondía dirigir su ministerio. Jehová, su Padre, era el único que podía hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario