Busquemos Perlas Escondidas: 9 al 15 de Julio 2018 - Historia y Ayuda Teocrática

Historia y Ayuda Teocrática

Proporcionar ayuda en forma de SUGERENCIAS para las participaciones en forma de comentarios o asignaciones en las reuniones de los Testigos de Jehová, la información presentada aquí no se pretende reemplazar a la proporcionada por el “esclavo fiel y discreto”, más bien, solo ayudar y motivar la preparación para las reuniones, también encontrará datos sobre nuestra historia. LEA A DIARIO LA PALABRA DE DIOS, LA SANTA BIBLIA.

miércoles, 11 de julio de 2018

Busquemos Perlas Escondidas: 9 al 15 de Julio 2018

Busquemos Perlas Escondidas: 9 al 15 de Julio 2018

Busquemos perlas escondidas (8 mins.)

  • Lu 8:3. ¿Qué hicieron estas mujeres por Jesús y los apóstoles? (nwtsty nota de estudio para Lu 8:3: “que les ministraban”).
O “que les proveían lo necesario”. La palabra griega diakonéo puede referirse a atender las necesidades físicas de otros, por ejemplo, obteniendo alimentos, cocinándolos y sirviéndolos. Se usa con un sentido similar en Lucas 4:39 (“ministrarles”), Lucas 10:40 (“atender las cosas”), Lucas 17:8 (“sírveme”) y Hechos 6:2 (“distribuir alimento”), pero también puede referirse a todas las acciones parecidas que realizamos por otros. Aquí se usa para describir lo que las mujeres mencionadas en los versículos 2 y 3 hicieron por Jesús y sus discípulos para que estos pudieran cumplir con la labor que Dios les había encargado. 

Mediante sus acciones, estas mujeres glorificaron a Dios, y él les correspondió haciendo que sus actos de generosidad y compasión se pusieran por escrito en su Palabra para que no cayeran en el olvido (Pr 19:17; Heb 6:10). En Mateo 27:55 y Marcos 15:41, también se usa la misma palabra griega para referirse a lo que hacían algunas mujeres.

  • Lu 9:49, 50. ¿Por qué no impidió Jesús que cierto hombre expulsara demonios, aunque no era discípulo suyo? (w08 15/3 pág. 31 párr. 3).
Jesús no se lo impidió porque la congregación cristiana aún no se había formado. Por lo tanto, no era necesario que el hombre acompañara literalmente a Jesús para que ejerciera fe en su nombre y expulsara demonios (Mar. 9:38-40).

  • ¿Qué le ha enseñado sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?
Lu 8:15. Jehová ama a los que llevan fruto con aguante, en parte de esta parábola nos enseña que daremos fruto con aguante siempre que sigamos predicando, por tal motivo sintamos la gran alegría de saber que tenemos la aprobación de Jehová.
Lu 8:40-56. Nos enseña de Jehová su amor por los humanos, por ese amor le dio poder a Jesús para resucitar a las personas y estas volvieran a convivir con sus familias, claro, estas personas resucitadas en aquel tiempo volvieron a morir pero en el futuro las que resuciten no morirán otra vez.
Lu 9:11-16. Jehová revelo su preocupación por los humanos cuando, mediante su hijo, alimentó a miles de personas con pocos alimentos, en el nuevo mundo, los fieles siervos de Dios tendrán alimento suficiente gracias al poder de Jehová mediante Jesús.
Lu 9:37-43. Nos enseña de Jehová su poder, este hecho se destacó cuando Jesús estuvo en la tierra pues tenía autoridad sobre los demonios y los expulsaba sin dificultad. Y en futuro ese poder se demostrará a mayor escala.

  • ¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?
Lu 8:14-18. De estos versículos aprendemos que si desarrollamos el mismo deseo sincero y profundo de los discípulos de Jesús de recibir más conocimiento y entendimiento se nos bendecirá, no solo con más instrucción, sino con la bendición divina de vida eterna.
Lu 8:22-26. En estos versículos vemos como el Espíritu Santo desempeñó un papel importante en el Ministerio de Jesús. Por ejemplo, mediante esta fuerza, Jesús logró hasta levantar a los muertos, pronto Dios utilizará su fuerza dinámica para poner fin a la injusticia y el sufrimiento que existen en este mundo inicuo, y así santificará su grandioso nombre sagrado.
Lu 9:23. Como vemos, “todos” pueden ser seguidores de Cristo, siempre que de verdad quieran serlo. En vista de que estas personas son sinceras, Dios las atrae y las mueve a acercarse a su Hijo (Juan 6:44). La invitación de Jesús no va dirigida solo a los ricos ni, por el contrario, solo a los pobres. Tampoco se limita a gente de cierta raza, nación o época. Más bien, es una oportunidad que se pone ante todos.
Lu 9:35. Escuchar a Jesús implica fijarnos en su ejemplo “con sumo cuidado y atención” (Heb. 12:2, 3). Por eso es bueno que “prestemos más de la acostumbrada atención a las cosas” que leemos acerca de él en la Biblia y en las publicaciones del “esclavo fiel y discreto”, así como a las cosas que escuchamos acerca de él en las reuniones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario